• planck

LA RELATIVIDAD ESPECIAL

Imaginar una noche de verano despejada en un sitio alejado de las luces de las ciudades. Resulta difícil no quedarse fascinado por la belleza del firmamento. En verano, en el hemisferio norte, puede verse fácilmente en el cielo un triángulo cuyo brillo destaca del resto de las estrellas. Es el llamado triángulo de verano que está formado por las siguientes estrellas: Deneb en la constelación del Cisne,Altair en la constelación del Águila y Vega en la constelación de la Lira. Deneb se puede encontrar en medio de la banda luminosa que constituye el plano de la Vía Láctea. Deneb es una estrella titánica,

situada a una distancia entre 1600 y 3200 años luz (las mediciones aun no arrojan una medida exacta) su brillo está entre 60000 y 250000 veces el brillo del Sol, en un día genera tanta luz como el Sol en 140 años y su radio está entre 200 y 300 veces el radio del Sol, si estuviera cerca de la Tierra esta estrella literalmente nos freiría. Vega, en cambio, está mucho más cerca de la Tierra, a unos 25 años luz, esto significa que la vemos tal y como era hace 25 años ya que la luz tarda en llegar hasta nosotros 25 años.


Imagínese que orbitando alrededor de Vega hay un planeta con vida inteligente y con

telescopios muy potentes, en ese preciso momento en el que usted está mirando al cielo, las "personas" de Vega enfocan un telescopio en dirección a la Tierra y empieza a hacer un "zoom" aumentando progresivamente los aumentos del telescopio. Primero verán la Tierra, luego el continente Europeo, luego España, luego una ciudad, ¿y luego?, ¿le verán a usted mirando al cielo?. NO. Verán lo que existía donde usted está ahora mismo hace 25 AÑOS. Si usted tiene 25 años y los "Vegarianos" enfocan el telescopio hacia el hospital en que nació usted verían a su madre teniendo un bebé: USTED. Si ellos continúan observando, verían toda la película de su vida: su época escolar, su relación con sus padres, sus acciones... es como si ellos estuvieran desfasados 25 años atrás en el tiempo con respecto a nosotros.

Este hecho aparentemente tan extraño (puede haber "alguien" visionando la película de su vida en este momento) es una consecuencia de la velocidad finita de la luz. Einstein descubrió en 1905 una cosa aparentemente sencilla pero que tiene unas consecuencias devastadoras para nuestra concepción del espacio y el tiempo: la velocidad de la luz "c" es una constante absoluta y fundamental de la naturaleza y es siempre la misma independientemente del estado de movimiento de los sistemas de referencia. Es decir, siempre tiene el mismo valor independientemente de como se mida: esto es muy extraño. Imagine dos coches que chocan de frente cuando circulaban a 100 Km/h ¿Cual es la velocidad del choque? Evidentemente 200Km/h. Imagine que antes del choque se dispara una bala desde uno de los coches hacia el otro, si la bala sale a 100 Km/h (con respecto al coche desde donde se dispara) ¿A que velocidad choca la bala contra el otro coche? Evidentemente a 300 Km/h.


Como es sabido la velocidad es relativa, depende del estado de movimiento de los sistemas que se comparan. Imaginar ahora una nave espacial que se aleja de la Tierra a una velocidad de 280000 Km/s y nosotros enviamos un haz de luz láser desde la Tierra hacia la nave. Cuando el rayo de luz alcanza la nave, el ocupante de la misma mide la velocidad a la que ha llegado el rayo. Esta velocidad debería ser 3000000-280000=20000 Km/s y sin embargo la velocidad medida es: 300.000 Km/s. ¿Como es esto posible? Si el rayo de luz ha estado persiguiendo la nave que se mueve a 280000 Km/s a una velocidad de 300000 Km/s para un observador en reposo sería como si la nave se moviera a 300000+280000=580000 Km/s, pero esto es imposible ya que la máxima velocidad alcanzable es siempre 300000 Km/s. ¿Qué es lo que sucede en realidad?

Para que sea posible que el ocupante de la nave vea acercarse al rayo de luz a 300000 Km/s cuando él se mueve a 280000 Km/s y además que un observador en reposo no mida nunca una velocidad superior a 300000 Km/s tiene que suceder algo increíble: la forma de medir el espacio y el tiempo del observador en reposo debe ser DIFERENTE

de la forma de medir el espacio y el tiempo por parte del pasajero de la nave espacial. De hecho, para el observador en reposo, el tiempo transcurre más lento dentro de la nave espacial. Si pudiera ver un reloj situado dentro de la nave, vería que éste transcurre MAS LENTAMENTE que el reloj suyo situado en reposo aquí en la Tierra. Si una persona viajara en una nave a velocidades cercanas a c durante un tiempo y luego regresara a la Tierra, se encontraría que la gente de la Tierra ha envejecido más que él ya que el tiempo ha transcurrido más rápidamente en la Tierra. Este hecho, demostrado en multitud de experimentos, es tan extraño a nuestra experiencia cotidiana (debido a que siempre nos movemos a velocidades mucho menores que c) que aún hoy, 103 años después de que Albert Einstein publicara su teoría especial de la relatividad nos cuesta creer que algo tan rígido e inexorable como el tiempo no sea absoluto tal y como lo percibimos.

0 vistas