• planck

¿POR QUE SENTIMOS EUFORIA CUANDO ESCUCHAMOS ROCK DURO?

Actualizado: 16 de dic de 2019

Esta entrada es bastante atípica (incluso puede considerarse una excusa para hablar de una de mis pasiones) en primer lugar porque trata sobre un tema totalmente alejado de los temas usuales que suelo tratar en esta página y en segundo lugar porque su contenido es bastante especulativo, sin embargo, pienso que será bastante interesante para los amantes de la música en general y sobre todo para los que como yo han experimentado lo que yo denomino "la euforia desmedida del hard-rock".

Existe un porcentaje no muy alto pero significativo de la población que cuando escucha un sonido como el que pongo a continuación experimenta todo un torrente de emociones muy intensas: euforia, sensación de vitalidad y de fuerza, sensación de pertenencia a un grupo o comunidad, necesidad de mover las manos y la cabeza... además estas sensaciones van acompañadas de una excitación del sistema nervioso central y un aumento de la adrenalina. ¿Pertenece usted a este porcentaje de la población? Escuche lo siguiente:


Vídeo 1


Si mientras escuchaba esta canción ha sentido alguna de las emociones arriba descritas entonces probablemente usted pertenezca a este grupo reducido de la población. Muy probablemente haya gente que sea capaz de experimentar estas sensaciones en distintos grados, personalmente puedo decir que he escuchado "hard-rock" y "heavy metal" durante casi 30 años y puedo atestiguar que es una de las sensaciones más vitales e intensas que uno puede sentir en la vida, pero ¿Por qué se produce esta euforia al escuchar este tipo de música? ¿Puede la ciencia tratar de explicar el por qué de este fenómeno?

Naturalmente no existe una respuesta definitiva, ni siquiera se si alguien la ha buscado, sin embargo, armados con el enorme poder de la psicología evolutiva creo que estamos en disposición de aventurar algunas hipótesis sobre el origen de este fenómeno y eso es lo que trataré de hacer a continuación.

Todo el mundo sabe que el cerebro humano es muy sensible a los "estímulos sonoros coordinados", es decir, a la música. Dependiendo de la estructura de la melodía, es decir, del tipo de música podemos experimentar emociones muy intensas de melancolía, alegría, tristeza, solidaridad, etc. Está claro que el cerebro es sensible a estas melodías y proyecta un sentimiento de emoción (o varios) dependiendo del tipo de música que se escuche. Parece lógico deducir que el cerebro es sensible a la estructura de la melodía, después de todo se puede considerar la música como otra forma de lenguaje, sin embargo, el caso del heavy metal es diferente: no tiene porque haber melodías ni letras elaboradas y la gente que no siente este fenómeno seguramente dirán que solo escuchan ruido o cacofonía. Este estilo de música se caracteriza por ritmos contundentes y repetitivos muchas veces carentes de una verdadera melodía,

pero entonces, ¿Por qué es capaz de transmitir emociones tan intensas a menudo muy por encima de las que transmite la música "normal"?

Está demostrado que cierto tipo de ritmos rápidos y repetitivos provocan alteraciones en nuestra percepción produciendo estados alterados de conciencia. En las discotecas, ciertos ritmos mezclados con secuencias lumínicas repetitivas producen toda una serie de sensaciones y un estado alterado de conciencia. Muchos soldados participantes en la la 2ª guerra mundial describen sensaciones de euforia, vitalidad y de pertenencia al grupo cuando desfilaban al unísono con su batallón, es como si al oir y sentir el ritmo rápido y repetitivo de las pisadas la conciencia individual se transformara en una conciencia colectiva y afloraran emociones de euforia y ganas de combatir. Los batallones británicos por ejemplo asignaban a un conjunto de soldados la misión de tocar ritmos repetitivos con un tambor, estos ritmos contundentes inducían en los soldados durante la batalla una sensación de fuerza y vitalidad que anulaban su miedo

a combatir, además, la sensación de "conciencia colectiva" les inducía una sensación de pertenencia al grupo que les provocaba la necesidad de sacrificarse por el grupo con su propia vida si era necesario. Hay otros muchos ejemplos, podemos destacar también el de las tribus indígenas antiguas que parecían entrar en un estado de éxtasis y euforia al oír los trepidantes y repetitivos ritmos de tambores durante sus celebraciones ancestrales.


Entonces, tenemos que los sonidos rápidos, contundentes y repetitivos inducen en nuestro cerebro un estado alterado de conciencia que nos produce una intensa

sensación de fuerza, euforia, vitalidad, agresividad y de pertenencia a un colectivo o grupo. Pero ¿Como es esto posible? ¿Como se produce esto? ¿ Para que ?

La existencia de "canales mentales" en los que un conjunto de estímulos externos inducen una intensa respuesta emocional no debería de sonarnos extraña: el

lenguaje por ejemplo puede inducir una respuesta emocional fuerte, la melodía es otro ejemplo, o la sensación de "ver" algo extraño al otro lado del camino nos puede inducir una sensación de miedo y de terror que acelera nuestro pulso y nos prepara para la huida de forma inmediata aunque luego comprobemos que se trata de un simple gato. Es posible entonces, que a lo largo del periodo evolutivo se hubiese dotado al cerebro de un mecanismo que evitara el miedo y la parálisis que conlleva el terror de la lucha durante una batalla. Está claro que a lo largo de la historia ha habido innumerables conflictos bélicos y que nosotros procedemos mayormente de los supervivientes y está claro también que los individuos que poseyeran este mecanismo tendrían una gran ventaja evolutiva ya que tendrían más probabilidades de sobrevivir durante la batalla.

Ahora fijémonos en los rasgos distintivos del Hard-Rock o Heavy Metal:

- Ritmos contundentes y repetitivos (los "riffs")

- Letras que hablan de guerra, destrucción, de rebelión contra el poder opresor y de los instintos primarios más intensos (sexo, venganza, violencia, rebelión, suicidio, ruptura de normas sociales...)

- Omnipresencia de imágenes "fúnebres": calaveras, cementerios, caballeros en batalla, demonios, guerras, etc

- Estética "dark": adornos metálicos y amenazadores (calaveras, cinturones de balas, muñequeras de pinchos...)

- Fuerte sensación de pertenencia a un grupo: la mayoría de los "heavys" están de acuerdo en que el heavy es mucho más que un estilo musical, es una forma de vivir.

- Pelo largo: tener el pelo largo es sin duda uno de los símbolos de identidad de los "heavys"


Parece que las cosas empiezan a encajar ¿no?, la hipótesis es la siguiente: en algún momento de la historia, probablemente durante la edad media, surgió un mecanismo

mental que a través de ritmos rápidos, contundentes y repetitivos inducía un estado alterado de conciencia en los soldados que les aportaba una intensa sensación de

fuerza, vitalidad, agresividad y pertenencia al grupo que les daba una importante ventaja en el campo de batalla. Este mecanismo permanece aún en algunos individuos

de la actualidad ¡ probablemente descendientes de aquellos antiguos guerreros ! y este mecanismo "estalla" con toda su "furia" cuando estas personas escuchan los contundentes "riffs" típicos del Hard-rock y se potencia con toda la estética bélica: imágenes bélicas, calaveras, etc. Esta hipótesis explicaría las intensas sensaciones

percibidas, por qué casi todas las letras hablan de los temas antes mencionados, toda la estética de los seguidores y de las carátulas de los discos, el pelo largo y el sonido "metálico" (típico de los guerreros medievales), explica también porque esta sensación es casi exclusiva de los hombres (ellas no solían ir a la guerra), etc,etc.

En este video se aprecia claramente todo esto:


Vídeo 2


Quiero volver a resaltar que este mecanismo realmente induce emociones muy intensas, mucho más que cualquier otro tipo de música (podéis ver en los vídeos que

realmente la gente parece entrar en una especie de trance y no puede parar de mover las manos y la cabeza). Prácticamente todos los grupos del género así como la gran mayoría de sus seguidores definen esta sensación como una experiencia casi mística.

Probablemente las intensas emociones que producen y su fuerte sensación de pertenencia a un grupo están detrás de todas las leyendas oscuras que han acompañado a este tipo de música: muchos grupos de heavy metal han sido acusados de inducir a la violencia o al asesinato, de ser demoniacos, de incluir mensajes subliminales en sus canciones para "abducir" las mentes de sus seguidores, etc, etc. Judas Priest fueron llevados a juicio supuestamente por inducir al suicidio a dos jóvenes mientras escuchaban una de sus canciones, Rammstein fueron acusados de inducir a los autores de la matanza de Columbine a realizar sus terribles acciones al escuchar sus

canciones... casos similares han sucedido en muchos otros grupos:


Vídeo 3


Por supuesto, todo esto no son más que sinsentidos producidos por la incapacidad de explicar este fenómeno sin recurrir a fuerzas "esotéricas" o "demoníacas". Como hemos visto, la ciencia puede proponer explicaciones a este fenómeno y ni que decir tiene que los seguidores de este estilo son gente totalmente normal y por supuesto no son más violentos que la media, me atrevería a decir que incluso son (somos) más afortunados por tener acceso a una de la emociones vitales más intensas que la vida puede facilitarnos. Me gustaría terminar este artículo con un corto homenaje al que fue uno de los pioneros de este género y probablemente la mejor voz que ha existido jamás en el mundo del metal: Ronnie James Dio, fallecido el 16 de Mayo de 2010:


Vídeo 4


¡ Larga vida al Rock and Roll !

Entradas Recientes

Ver todo